Acorde Principal Acorde Principal

Existe un hombre dorado que guarda toda la esencia como presente y pasado las más hermosas vivencias, la tradición y querencia que en el Zulia se han sembrado.
Hay un guajiro en su aldea, un Sol que alumbra incesante noches que relampaguean un trovador delirante, y la mentira más grande de Roñoquero y Mamblea. Guardé ese cofre un balcón con amorosas propuestas, ventanas y una canción de una romántica letra, bellas tardes de retretas, noches con luz de un farol, un gaitero y un poeta empapados en alcohol.

Acorde Principal Acorde Principal

Hoy te recuerdo muy tristemente, linda mujer, todavía cargo aqui en mis labios tu rica miel. Es que tu boca jamás la olvido, amor querido tu me enseñaste a besar y amar, sin egoismo porque me dejas abandonado en este abismo me estoy cayendo
sálvame pronto que voy en brazos del peligro.

Acorde Principal Acorde Principal

Poniendo la mano sobre el corazón, quisiera decirte al compás de un son, que tú eres mi vida, que no quiero a nadie que respiro el aire, que respiro el aire que respiras tú. Amor de mis amores, sangre de mi alma; regálame las flores de la esperanza, permite que ponga toda la dulce verdad que tienen mis dolores
para decirte que tú eres el amor de mis amores.

Acorde Principal Acorde Principal

Cada región tiene sus cosas sabrosas y esas cosas tienen su aroma y color. Aroma especial que viene de sus mujeres, color del sol, ferias, gaitas y placeres. Algo que llevamos dentro que nos mantiene contentos, auténtico y nacional.

Acorde Principal Acorde Principal

Si San Pedro se muriera, todo el mundo lo llorara, por lo menos las mujeres los cabellos se arrancaran. Con la cotiza dale al terrón, vuélvelo polvo sin compasión.
Dale tizón, dale tizón, dale tizón, dale tizón. El San Pedro de mi tierra es un Santo milagroso, juega chapa con los negros y descubre a los tramposos. Con la cotiza dale al terrón, vuélvelo polvo sin compasión. Dale tizón, dale tizón, dale tizón, dale tizón.

Acorde Principal Acorde Principal

Recuerdos gratos de mi niñez, en el barrio donde me crié, percibo el aroma del cafecito que mi abuelita hacía en la fogata, Iba al jardín a regar la flor, a la que le hablaba con tanto amor, mientras escuchaba a los jovencitos como ensayaban su serenata. La vida es preciosa, tiene las manitas blancas y sus pecas son de rosa, la vida hay que vivirla para sentir que es hermosa, cuando uno quiere a la vida la vida es con uno celosa.

Acorde Principal Acorde Principal

Quisiera abrir lentamente mis venas; mi sangre toda verterla a tus pies, para poderte demostrar que más no puedo amar y entonces, morir después. Y sin embargo tus ojos azules, ¡azul que tienen el cielo y el mar! viven cerrados para mí sin ver que estoy aquí, perdido en mi soledad. ¡Sombras, nada más, acariciando mis manos! ¡Sombras, nada más, en el temblor de mi voz! Pude ser feliz y estoy en vida muriendo y entre lágrimas viviendo el pasaje más horrendo de este drama sin final. ¡Sombras, nada más, entre tu vida y mi vida. Sombras, nada más, entre tu amor y mi amor!