Acorde Principal Acorde Principal

De agua dulce que se va por la pendiente de mi verde continente a mezclarse con el mar, vamos hechos, y su luz que nos alcanza nos devuelve la esperanza de hallar la tierra sin mal. A su esencia y su fluir pertenecemos desde el puño de los remos hasta el modo de decir. Al bajar nos atraviesan estos ríos, mas sostén los pagos míos de la fuente guaraní. Los centinelas del agua no se han ido todavía, traen desde remotos días las palabras y el fulgor, sus versos como plegarias luminosas que se abisman claras como el agua limpia en los cauces del corazón. Son del agua nuestros hijos, flores del camalotal. Lo que se derrame al río en su sangre quedará.