La madre de los gaiteros

Tumblr


 

                                                    

Al regresar de gaitear a las cinco e' la mañana, vi parada en la ventana

                                                   

de mi casa a mi viejita, mi viejita que no duerme cuando yo estoy en la calle

                                                

  Ay hermano cuanto sufren, ay hermano cuanto lloran las madres de los gaiteros.


 

ESTRIBILLO:

                                   

Cuando la vi en la ventana le quise besar la frente

                                 

Y le dije de repente sin tranquilidad ni calma.


 

                                             

     Venite conmigo vieja del alma, vámonos los dos me traeis el cuatro.

                                            

A dar una serenata, a dar una serenata, vieja querida en San Juan de Dios.(Bis)


 

   


 

                                            

  En una fresca mañana al regresar de gaitear, la tuve que acompañar hasta

                                            

acostarla en su cama y viendo en su cabecera la imagen de la chinita, me

                                                     

pregunté muchas veces, cómo es que sufren con creces las madres de los gaiteros.


 

ESTRIBILLO:

                                   

Cuando la vi en la ventana le quise besar la frente

                                 

Y le dije de repente sin tranquilidad ni calma.


 

                                             

     Venite conmigo vieja del alma, vámonos los dos me traeis el cuatro.

                                            

A dar una serenata, a dar una serenata, vieja querida en San Juan de Dios.(Bis)


 

   


 

                                               

  Y si es que yo estoy durmiendo por el trasnocho y la pea, no deja que nadie

                                          

grite ni que molestado sea y se mete en el fogón a prepararme algún caldo,

                                                 

 hay que ver con que ilusión  sufren con un parrandón las madres de los gaiteros.


 

ESTRIBILLO:

                                   

Cuando la vi en la ventana le quise besar la frente

                                 

Y le dije de repente sin tranquilidad ni calma.


 

                                             

     Venite conmigo vieja del alma, vámonos los dos me traeis el cuatro.

                                            

A dar una serenata, a dar una serenata, vieja querida en San Juan de Dios.(Bis)


 

   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com
Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *