Remembranzas del guerrero

Tumblr
  Aprende este ritmo en

INTRO:

   

   


 

        

  Ah,               la lai lalai!

                                     

Cada vez que el gallo canta a las cinco de la mañana

                              

mi memoria se despierta,     hambrienta de tierra plana,  

                             

me voy a morir de ausencia añorándote sabana,

                       

sabana del alma mía,      soy el hijo que te ama,  

                                     

que al galope de mi verso con vientos de la alborada

                            

voy a cruzar los caminos,     que cuando niño cruzaba,  

                               

chapaleteando descalzo el agua que se empozaba

                                  

después de los aguaceros,     que el cielo azul nos mandaba,  

                                

voy a recoger contento telarañas de aguas claras

                             

que extienden los alambrados,     antes de la resolana,  

                                  

que tierra tan adorable que linda mi tierra plana,

                               

y no me pienso quedar, porque tu seno me llama,

                                       

con el clamor de la madre cuando a sus hijos reclama

                                      

la tristeza que me da que busco y no encuentro nada,

                                  

y aquel mundo tan bonito en el que me levantaba,

                                   

oyendo los pajaritos con un bochinche en la ramas,

                                 

no me abandone recuerdo, píntame las madrugadas,

                                    

cuando el viejo caporal el chinchorro nos meneaba,

                                 

levántense muchachones que comienza la jornada,

                                   

en el rabo de una bomba todos los días me aclaraba,

                                     

echándole aguas los bichos, al tabique y la tinaja

                                  

y a los árboles de fruto como naranja y guayaba,

                                  

y apenas rompía la brisa recuerdo que me tocaba

                              

ir a cebar un molino que apenitas se miraba,

                                  

todavía cargo en las manos como una señal sagrada

                                     

los cayos del cabo de hacha, el barretón y la pala,

                                         

de la peinilla a las trancas, el rejo con que enlazaba,

                                   

recuerdo el caballo rucio bellaco que yo montaba,

                                            

tenía que escupí en la mano y en las piernas me estrujaba

                                   

porque si escupía pa'l suelo seguro que corcoveaba,

                             

la vieja caballeriza aquí la cargo pintada,

                           

parece que todavía guarda mi villacurana,

                                 

y un garabato cenizo en donde siempre guindaba,

                               

sierra, soga, maniadores y lo que necesitaba

                                  

para las labores recias del llano mi tierra amada,

                                     

que así me ofrezcan tesoros nunca la cambio por nada.


 

INTERLUDIO:

   

   

   


 

        

  Ah,               la lai lalai!

                                 

Como quieres que te olvide mi población elorzana

                                

si cargo tus tradiciones,     aquí en mi pecho sembradas,   

                                       

cargo el alma de tu gente tan criolla, sencilla y sana,

                             

no puedo sacar de aquí,      la imagen fresca y lozana,  

                               

de tus mujeres preciosas cogoyos de mejoranas

                             

que se pasean por las calles     y adornan tu panorama   

                                    

al paso viejo de Elorza y el vaivén de la chalana

                             

y el Ángel de la Guarura,      nuestra imagen venerada,  

                                        

Doña Bárbara en las estátuas se ve triste y derrotada,

                                  

porque llegó la justicia de Luzardo a la sabana,

                                 

llano de Pedro Guerrero y José Natalio Estrada,

                                        

que en la Trinidad de Arauca dejó su gloria y su fama,

                                    

y en el Cristo de la Mata su fe se quedó plasmada,

                                   

esta es la misma llanura de la gente que bregaba,

                               

de Calucho Calzadilla, veneno cuando mandaba,

                                       

igual que Chicho Guerrero, en la vieja mata e' palma,

                                 

sigo por esta llanura cruzando estero y cañada,

                                  

con rumbo lechemielero donde tranquilo habitaba,

                               

humilde con mi familia pero nada nos faltaba,

                                        

porque ahí repartían la olla, cuando el vecino mataba,

                                       

vuelvo a Elorza con recuerdos de gente muy apreciada,

                                      

del caporal Ángel Pinto, cuando el ganao se viajaba,

                                   

mi primo Isidoro Archila baquiano pa' una posada,

                                  

Don Vicente Don Morales y Rucano el que peleaba,

                                

lo que si defiendo yo, eso sí a capa y espada,

                                   

son esos bailes con arpa donde se contrapunteaba,

                                  

los de allá de Medanito, de Marcela y Rosa Laya,

                                         

y en Diciembre las parrandas que María la Cruz formaba,

                                   

y hablándose de conjuntos ella era la que ganaba,

                                   

menos mal de vez en cuando ponen un arpa tejuana,

                                      

y otra allá en el Chavetazo talico al fin de semana,

                                       

yo que era un muchacho vago que siempre me la pasaba

                                    

con un cuatro viejo roto cantando en esas ventanas,

                                   

despertando las muchachas mientras las enamoraba,

                                  

son algunas remembranzas de mi memoria temprana,

                                     

la dirección se las dejo como antes se las pintaba,

                               

lo único que no se ve cerca de la empalizada,

                                    

es el nido aquel grandote donde el pájaro cantaba,

                                              

yo creo que fue en el invierno que lo tumbó un palo de agua,

                                    

pero allá está mi fundito dispuesto pa' lo que salga,

                                    

vayan que yo los espero con miche y con carne asada.


 

   


 


 



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com
Tumblr

Un Comentario

  1. Carlos Briceño

    Excelente tema, toda una vision integral de la vida del llanero. Nos presenta una realidad del llano que poco a poco puede llegar a desaparecer y esta es la mejor imagen mental para mantenerla viva por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.