Acorde Principal Acorde Principal

El confesor me dice que: «no te quiera» Y yo le digo: «padre, ¡si usted la viera!» Dice que: «tus amores me vuelven loco Que a mi de verdad entiendo, que duermo poco». «Que duermo poco». Dice que: «nuestras muchas conversaciones. fomentan en la aldea murmuraciones» dice que: «no quererte, fácil me fuera». Y yo le digo: «padre, ¡si usted la viera!» «¡Si usted la viera!» En vano le aseguro que: «eres tan pura. Hay que rezar delante de tu hermosura, que eres gentil airosa, cual azucena, que nacen de tus labios nardo y verbena. Que son lluvias de Mayo tus frondosos rizos y que vivir no puedo sin tus hechizos», él me dice muy hosco que: «es gran quimera» Y yo le digo: «padre, ¡si usted la viera!»

Acorde Principal Acorde Principal

Como el aguardiente son, las chicas de trato injusto, cuando ya se acaba el gusto, allí comienza el ratón, ay. Abrannos la puerta que somos los Guacos, que estamos tocando ya desde hace rato. Y dale y dale y dale y dale a la tambora, que el cielo tiñen los albores de la aurora. Con este aguinaldo se acaban las penas, y lo trajimos pa’ alegrar la noche buena. Caracas es una princesa de un embrujo natural, quien la quiere, quien la besa, nunca la puede olvidar, ay