Acorde Principal Acorde Principal

A las cinco de la tarde desensillé mi caballo, lo bañé y lo eché al potrero, a las cuatro de la mañana le había puesto los aperos y duramos todo el día bregando gana’o matrero. Como a las once me pidió agua, lo lleve pa’l bebedero y a pie le moví la silla, y después le quité el freno, y el bebía de la poceta y yo bebía del sombrero. Tenía la cola chucuta de lajiar ganao ligero; una raya en los capones, del cacho de un toro fiero y la soga sangraita de nariz de cachalero.