Acorde Principal Acorde Principal

Como el aguardiente son, las chicas de trato injusto, cuando ya se acaba el gusto, allí comienza el ratón, ay. Abrannos la puerta que somos los Guacos, que estamos tocando ya desde hace rato. Y dale y dale y dale y dale a la tambora, que el cielo tiñen los albores de la aurora. Con este aguinaldo se acaban las penas, y lo trajimos pa’ alegrar la noche buena. Caracas es una princesa de un embrujo natural, quien la quiere, quien la besa, nunca la puede olvidar, ay