Acorde Principal Acorde Principal

Don Pedro el llanero allá en sus años de mozo, hombre peligroso para eso del amor, tenia como gancho la vuelta de su sombrero, hombre sincero parrandero y jugador. Nunca conoció rival, el era el pollo que mandaba en la región, y las pollitas se volvían locas por él, pues era un hombre de sobrada condición, nunca perdió los estribos, la rienda ni el mandador.

Acorde Principal Acorde Principal

No vayas a enamorarte de mi, por favor te lo suplico, no te convengo, no soy tu tipo, lo que pasó entre nosotros realmente no me lo explico. Tu tienes mucha estatura social, mi mundo es algo distinto, una utopía, algo fortuito, tu vida es un pentagrama, la mía es un laberinto. Cariño lindo no vayas a entusiasmarte, no te convengo, no lleno los requisitos, en realidad yo no quiero perjudicarte, yo no soy quien para herir tu corazoncito. Yo vivo de puerto en puerto, de puerto en puerto
por ciudades y pueblitos, conozco a muchas personas con las que me identifico, me dan y les doy cariño y en nada les perjudico. Cuando quiero parrandear o enamorarme no me importa el día ni el sitio, de mañana tarde o noche, al final me da igualito: muchacha, música y trago, eso es lo que necesito.

Acorde Principal Acorde Principal

Si vas a quererme quiéreme y si no dame sabana no me martirices tanto diciéndome que mañana que tal vez un día de éstos, que la próxima semana, mientras yo me desespero al frente de tu ventana. Vives pasando la vida como si no te importara mientras a mí me lastima tu indiferencia malsana, subestimas mi talento yo estoy que ya me reviento y tu malgastando el tiempo, ni me sueltas ni me agarras. Me está matando el hastío, hay soledad en mi alma, ya no resuenan con brío las cuerdas de mi guitarra, se borraron los caminos, se enmudecieron los trinos, mi campo ya no es el mismo, hay tristeza en la sabana.

Acorde Principal Acorde Principal

Canoero del río meta, tu que vas de puerto en puerto, no le cuentes al barranco que me viste casi muerto, con un guayabo padrote que no me cabe en el cuerpo. Los hombres dicen que lloran yo pensaba que era un cuento hasta cuando me tocó llorar con gran sentimiento, por una linda criatura que me dejó sin aliento. La quise mucho lo confieso y no me pesa, puedo decirlo sin ningún remordimiento, ya ven que sigo amándola, como el río ama sus playas, cual rocío a la mañana y al camino polvoriento, como el primer aguacero ama al terronal sediento. Ella y el río se metieron en mi vida, cambiando todo, hasta mi comportamiento, y hay voy como las aguas casi desapercibidas, Voy lavando mis heridas, en el caudal turbulento, Gracias a una malvada que incumplió su juramento.

Acorde Principal Acorde Principal

Envuelto en melancolía, melancolía preso de un hondo pesar, mi vida triste y vacía ya no era vida por no poderte encontrar. Solo camino y caballo son testigos de mi pena porque me vieron llorar y vieron que agonizaba con una herida mortal. …