Canoero del río Meta

Tumblr
  Aprende este ritmo en

INTRO:

   


 

                                    

Canoero del río meta, tu que vas de puerto en puerto,

                                       

no le cuentes al barranco que me viste casi muerto,

                                        

Con un guayabo padrote que no me cabe en el cuerpo.  


 

                                         

Los hombres dicen que lloran yo pensaba que era un cuento

                                      

Hasta cuando me tocó  llorar con gran sentimiento,

                                   

Por una linda criatura que me dejó sin aliento.


 

                                 

La quise mucho lo confieso y no me pesa, puedo decirlo

                                

sin ningún remordimiento, ya ven que sigo amándola, como el río

                                              

ama sus playas, cual rocío a la mañana y al camino polvoriento,

                                

como el primer aguacero ama al terronal sediento.


 

                                       

Ella y el río se metieron en mi vida, cambiando todo, hasta mi

                                            

comportamiento, y ahí voy como las aguas casi desapercibidas,

                                     

Voy lavando mis heridas, en el caudal turbulento,

                                

Gracias a una malvada que incumplió su juramento.


 

INTERLUDIO:

   

                              

Canoero del Río Meta, se que la miraste ayer agarrando agua

                                     

del río, ya con el amanecer, mientras mi corazoncito no hacía

           

más que padecer.


 

                              

          Por la sabana tendida mansas penas en tropel,

                                          

Van revelando en el polvo sombras de un amor infiel,

                                         

Que, al largarse de mi vida, solo me dejó un papel.


 

                                    

Un papelito con dos nombres y la fecha, el día y la hora

                              

en aquel atardecer, y el caney donde nos dimos, los primeros

                                            

cariñitos, entre abrazos y besitos, tiempo para comprender

                                 

que el amor súbitamente nos quería corresponder.


 

                                       

La circunstancia diseñó con sutileza, y a perfección aquel cuento

                                              

de oropel, el Vaivén de las palmeras en su danza cadenciosa,

                                                  

Como inquietas mariposas prisioneras de un vergel, donde una vez

                         

me embrujaron unos besitos de miel.   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com
Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *