En mis últimos latidos

Tumblr
  Aprende este ritmo en

INTRO:

   


 

                                               

Cuando mi nombre se borre de la memoria del pueblo y se internen

                                  

en el olvido, será el viento que me nombre  tal vez las ramas del

                        

cedro en los palmares floridos.


 

                                           

Cuando se apague mi voz de los parrandos llanero y aparatos de

                     

sonidos, eso lo decide es Dios que sean o no pasajeros los

                

ramalazos que escribo.


 

                                      

Lo importante es lo feliz      que en esta llanura he sido   

                                      

entre parrandas y amores entre alegrías y dolores pero nunca

                                   

resentido y fallarle a mis labores palante y agradecido.


 

                                 

Mi canto  le da el matiz      a todo lo que he vivido   

                                                   

y hay que ver y comprender    lo que hasta hoy desde el ayer he

                                

ganado y he perdido, lo que aún falta recorrer, lo dado

        

y lo recibido.


 

INTERLUDIO:

   

                             

Alcaraván sabanero no me dejes solitario si me encuentras

                          

afligido tu qué sabes si el guerrero está sufriendo un calvario

                   

por un guayabo escondido.


 

                                       

Brisita fresca del llano qué vienes de los esteros dale aliento

                           

a mi sentir para seguir de baquiano  con mi mensaje llanero

                    

aunque humilde deja ruido.


 

                           

En esta llanura queda     parte de mi recorrido   

                                          

pues quiero que en mi final sea en este suelo natal donde tanto

                                    

he compartido brindando mi  recitar a mí público querido.


 

                                

Ojalá  Dios me conceda     el gran deseo que le pido   

                                            

marcharme en un plenilunio y a la hora de mi infortunio

                                  

ya en el último latido, las tardes grises de Junio

                 

suenen y yo me despido.  


 

VIDEO DE LA CANCIÓN



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com
Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *